viernes, febrero 19, 2010

Espondilitis sin almidon




ARTICULO ORIGINÁL EN EL FORO http://www.espondilitis.info/ Texto escrito integramente por los participantes en el apartado de terapias alternativas de dicho foro.¿Espondilitis sin almidón?

Algunos de vosotros, que tenéis contacto con el foro http://www.espondilitis.info/ perteneciente a esta Asociación, habréis oído hablar de una terapia alternativa natural, la cual practican bastantes enfermos que participan en dicho foro.


Este grupo de enfermos de espondiloartropatías de toda España y otros países se reúne gracias a Internet en este sitio.


Probablemente, las vidas de estas personas no se habrían cruzado jamás y sin Internet ninguna se hubiese visto beneficiada de una terapia extra-oficial tan sencilla como la que vamos a defender aquí: la dieta sin almidón.


La dieta sin almidón (o baja en almidón) fue por primera vez propuesta por el Dr. Alan Ebringer, inmunólogo del Hospital Universitario Middlesex de Londres, desde 1980. A partir de la similitud que presentaba el antígeno de histocompatibilidad humano HLA-B27, presente en el 95% de los enfermos de espondilitis anquilosante, con un péptido de la membrana de la bacteria intestinal "Klebsiella pneumoniae", postuló la posibilidad de que ambas moléculas se mimetizaran despistando al sistema inmunitario del enfermo.


Con el fin de controlar la reacción autoinmune, propuso limitar la población de Klebsiella pneumoniae en el colon, limitando o suprimiendo el almidón de la dieta del paciente, de forma que se redujese considerablemente la fuente de energía de la bacteria. (1)


Principalmente contienen almidón las patatas, el arroz, el maíz, las legumbres y todos los derivados de los cereales antes mencionados y del resto (harina, pasta, pan, bollería, rebozados…) así como aquellos alimentos procesados en los que se ha utilizado almidón natural o almidón modificado como ingrediente (embutidos de baja calidad, salsas, algunos helados, algunos chocolates…). Todos estos alimentos deben ser suprimidos de la dieta para que en el plazo de algunas semanas (o meses en algunos casos) comiencen a experimentarse los efectos de una mejoría.


Hay un factor que es difícil en el proceso de adaptación a nuestra dieta: tenemos que comer más de las cosas "permitidas" y ello es difícil por un tema digamos "cultural". Por ejemplo, las ensaladas las comemos normalmente como entrante o acompañamiento, y en nuestro caso nuestras ensaladas deben ser del tamaño de varias raciones "normales"; los frutos secos en nuestra cultura son como "aperitivos" y "picoteos", que se consumen de vez en cuando, y por contra nosotros (los espondilíticos en dieta) debemos tenerlas siempre a mano y consumirlos en cantidad, porque son nuestro aporte de calorías, minerales, etc; hay que aumentar el consumo de frutas, pero aumentar de verdad, comer un montón de fruta.


Estas y otras orientaciones dietéticas para evitar posibles desequilibrios nutricionales son muy convenientes que sean recabadas de un nutricionista o endocrino que nos asesore, pasado un inicial periodo de prueba de algunas semanas o incluso meses (dependiendo del plazo en que empecemos a notar mejoría) en el que hayamos puesto a prueba sin más nuestra capacidad "psicológica" de afrontar estas "chocantes", pero en ningún caso peligrosas, modificaciones en nuestra alimentación. No obstante, es conocido que las enfermedades crónicas como la nuestra provocan carencias de vitaminas, minerales, etc.


Es por ello que bastantes de los espondilíticos en dieta toman diversos suplementos multivitamínicos y multiminerales. Además, hay quien toma remedios naturales con efectos antibióticos, fungicidas y reparadores del intestino, fundamentalmente el propóleo, pero también el aloe vera. Los pacientes de entre nosotros que los toman habitualmente constatan que también les ayudan a mejorar el estado de sus inflamaciones. Lógico, si partimos de la relación entre la bacteria Klebsiella y nuestra artritis. Y además también hay médicos que usan terapias antibióticas para nuestra dolencia.


El mismo Ebringer, en sus últimos escritos, propone que se investigue en busca de los antibióticos más adecuados. Los resultados obtenidos con esta dieta son diversos y dependen de cada persona y su estado: la antigüedad de la dolencia, la severidad de la misma, el nivel de afectación, el estado intestinal, etc. Depende también, obviamente, del rigor con el que se hace la dieta y de otros factores que no siempre controlamos.


Por todo ello podemos decir que entre nosotros hay desde personas que con la dieta han logrado una gran mejoría y han eliminado completamente la medicación, hasta otras que obtienen una mejoría moderada y logran disminuir la necesidad de ésta.


Es importante destacar el esfuerzo considerable que supone para el que comienza la dieta suprimir los alimentos que, no sólo son los más baratos, sino los más frecuentes en la cesta de la compra y en los establecimientos gastronómicos. Hay que hacer hincapié en el efecto psicológico que se produce en numerosos pacientes que practican la dieta sin almidón, en la mayoría de los casos muy positivos, haciendo que el cuerpo se agilice, se recupere movilidad, se sientan menos "anquilosados".


Todo ello conlleva a un cambio de mentalidad mucho más optimista con respecto a esta enfermedad crónica y por fin empieza a vislumbrar que el que lleva las riendas es el enfermo y no la enfermedad.


El optimismo a la hora de enfrentarse a la dieta es fundamental para lograr la constancia que va a requerir su práctica en el futuro. Además, la propia práctica de la dieta retroalimenta el enfoque optimista necesario. Pero algunos enfermos necesitan más tiempo, bien sea porque llevan muchos más años padeciendo el constante ataque de la enfermedad o bien porque el grado con el que ataca es muy agresivo y por tanto, la tenacidad a la hora de ver los resultados es básica.


Varios motivos nos han movido a escribir este artículo en la revista de la Asociación Cordobesa. El más importante, el dar a conocer a otros compañeros de enfermedad una vía terapéutica que a nosotros nos resulta beneficiosa, no muy difícil de realizar, barata y sobre todo sin efectos secundarios. No para convencer a nadie de nada, sino para que cada uno tenga en su paleta de terapias posibles también esta alternativa para elegir.


Otra razón es la de llamar la atención de los médicos, de las asociaciones y del sistema sanitario acerca de un planteamiento diferente y científicamente tan válido como los demás de enfrentarse a la espondilitis anquilosante. Además de que a nosotros y a otros muchos nos ha mejorado de forma importante nuestro estado, esta vía merece ser tomada en cuenta para estudios más profundos y en las inversiones necesarias.


Nota: (1) La relación entre Espondilitis y Klebsiella ha sido reportada por numerosos estudios publicados en muchos países del mundo. Uno incluso, publicado en 1994 bajo el título "Serum IgA Anti-klebsiella Antibodies in Ankylosing Spondylitis Patients from Catalonia", fue realizado de modo conjunto entre médicos del King's College de Londres y el Hospital Clinic i Provincial de Barcelona. Estadística de enfermos que hacen "Dieta sin Almidón" (nuestras experiencias agrupadas).


En un estudio realizado por un grupo de 17 enfermos que usan esta terapia natural con edades comprendidas entre 23 y 49 años, con una media de 37 años, el 41 % de mujeres y el 59 % de hombres,9 años de media de diagnóstico que varía entre los 9 meses y los 20 años de dicho diagnóstico, hemos obtenido los siguientes resultados: *
El grupo de enfermos realiza la dieta sin almidón durante una media de 1 año y 5 meses, grado de severidad de 7,4 en una escala de 0 a 10, y una mejoría observada de 7,3 en una escala de 0 a 10. *
El 71% acompaña la dieta sin almidón de ejercicios de estiramientos, natación o pilates. * Absolutamente todos los participantes en el estudio recomendarían la dieta, a pesar de que la califican de un 5 sobre una escala de 0 a 10 en dificultad para realizarla. * Entre los efectos secundarios (todos positivos) más extendidos destacan la pérdida de peso, recuperación de elasticidad corporal, mejores digestiones, evacuaciones regulares, analíticas positivas y solo un 11 % de los enfermos notaron falta de energía. *
Actualmente el 94 % de los enfermos sigue haciendo la dieta sin almidón, de ellos el 12 % continua tomando aines habitualmente, el 29 % se mantiene con Salazopirina y los datos más destacables son: - que el 53 % no toman NADA de medicación, sólo aines esporádicamente,y un 6 % que tomaba biológicos Remicade cada 6 semanas ( 5 mg por peso ) con resultados moderados, sigue con ellos pero ha notado una mejoría añadida al realizar la dieta sin almidón y ahora se plantea la disminución de la dosis de biológicos y espaciar mas las tomas. - El 6 % restante que ha dejado la dieta sin almidón, la recomienda y piensa volver a intentarlo más adelante. * El 76 % de los encuestados utilizó própolis, el 24 % utilizó aloe vera, y todos los que tomaron aloe vera también tomaron própolis, * Los enfermos que usan esta terapia natural califican su motivación psicológica frente a la EA de 7,5 en una escala de 0 a 10.


Referencias útiles para seguir la dieta:

Intercambio sobre los distintos aspectos de la dieta Sub-foro de "Terapias alternativas" en http://foros.espondilitis.info/index.php


Algunas webs personales de Espondilíticos que siguen la dieta: http://www.izorrategi.org/zindex.htm


http://elblogdelalmidon.blogspot.com/


http://espondilitis.blogspot.com/


http://www.palimpalem.com/1/espondilitis_sin_almidon/





Libro con Tablas de Porcentaje de Almidón en 500 alimentos Ediciones Pirámide Tablas de composición de alimentos (10.ª edición) Olga Moreiras, Ángeles Carbajal, Luisa Cabrera y Carmen Cuadrado Colección: Ciencia y Técnica ,10.ª edición actualizada mayo 2006 1. La relación entre Espondilitis y Klebsiella ha sido reportada por bastantes estudios publicados en muchos países del mundo. Uno incluso, publicado en 1994 bajo el título "Serum IgA Anti-klebsiella Antibodies in Ankylosing Spondylitis Patients from Catalonia", fue realizado de modo conjunto entre médicos del King's College de Londres y el Hospital Clinic i Provincial de Barcelona.

4 comentarios:


maria_espondilosis dijo...
Menuda pagina mas trabajada, cuanta informacion, gracias. Si necesitais ayuda aqui estoy. Me ha sido muy util y nos facilita mucho para consultar dudas sobre nuestra dieta.

Anónimo dijo...
Hola Me he registrado en la pagina de espondilitis pero me ha sido imposible escribir. El motivo por el que queria escribir no es mas que para daros las GRACIAS por dar a conocer la dieta sin almidón, creo que es de bien nacidos ser agradecidos y os he leido desde la sombra mucho tiempo hasta que me decidí a hacer la dieta y que me ha cambiado la vida. En realidad mi espondilitis es de las "benignas" segun mi reumatologo, pero para mi era suficiente como para cojear dia si dia no y como para no poder dormir muchas noches. La ultima vez que cojee fue en septiembre y para eso porque tuve una comida de trabajo y no tuve mas remedio que comer pizza, despues de diez años cojeando dia si dia no el no hacerlo en cuatro meses me parece alucinante. De vez en cuando como lentejas garbanzos y no me afectan demasiado, lo que no puedo es con las pastas patatas y sobre todo bollería. Tengo 35 años y creo que tengo espondilitis desde los 20 aunque me la han diagnosticado hace solo un año, estaba fatal y se me cayo el mundo encima, pero la dieta lo ha cambiado todo, es alucinate. Y nada, solo queria agradeceroslo, porque se lo que cuesta que os crean en el foro, pero aqui hay una mas. Saludos

xames dijo...
Si la dieta es tan buena hay alguna pagina con las experiencias de la gente con ella? y mails de esta multitud de gente? Gracias

Vima dijo....
Podrás encontrar respuesta a tus preguntas en el enlace "Foros Dieteros" (arriba a la izq.)espondilitis.info, está lleno de estas esperiencias.

 

No hay comentarios: